Assassin’s Creed IV: Black Flag (2013)

En el año 2013, la empresa de videojuegos Ubisoft sacó al mercado la cuarta entrega -sin contar expansiones- de la saga Assassin’s Creed. Esta vez se ubica temporalmente en la Edad de Oro de la Piratería, es decir la segunda mitad del siglo XVII y el principio del XVIII, en este caso, concretamente en torno a 1715. Si bien los asesinos de los anteriores juegos habían destacado por su habilidad para trepar por altos edificios y perseguir a sus víctimas por las calles de famosas ciudades de la época en la que se desarrollaba la historia, esta vez el protagonista, Edward Kenway, debe destacarse como capitán de barco, el Jackdaw, que surca las aguas del Caribe.