The Admiral: Roaring Currents (2014)

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

fullsizephoto509123

1597, Segunda Guerra Coreano-Japonesa. Después de 6 años de guerra, Yi Sun-shin es desposeído de su cargo  por sospechas de espionaje, llevado a la capital y torturado. En julio, la flota coreana, liderada por Won Kyun, es destruida por las naves japonesas, dejando las costas de Corea a merced de los nipones. Con sus tropas de tierra campando a sus anchas por la provincia de Joseon, es cuestión de tiempo que una flota flanquee lo que queda del ejército coreano y tome la capital. Yi Sun-shin, finalmente liberado, permanece sin ningún cargo militar en el puerto de Byuk Pa, reclutando a quien se le quiera unir y haciendo lo posible por levantar una pequeña flota a partir de las 12 naves salvadas de la derrota de Chil-Chun. A unas 100 millas de distancia se encuentran las más de 300 japonesas…

thumbnail_19157
…como observamos en este fotograma

Con esta presentación, enmarcada artísticamente bajo trazos pictóricos asiáticos y con efectos dignos de gran producción holiwoodiense, Kim Han-min nos presenta The Admiral: Roaring Currents. Una película de acción con influencia del cine americano y al mismo tiempo una buena recreación histórica con ritmo más calmado en la primera mitad de las poco más de dos horas que dura. La figura del almirante Yi Sun-shin, encarnado por Min-sik Choi, domina majestuosamente un largometraje que lo ensalza al honor de héroe nacional, guardándose de no adulterar en demasía la historia. A excepción de la gran batalla de Myeongnyang, eso sí, donde se emplean recursos de ficción tanto en los tiempos como en las acciones, pero encajados de forma tan soberbia que…que se los perdonamos.

action-scenes-from-the-admiral-roaring-currents
¿Quién ha dicho que el cine histórico es aburrido?

La temática de la película la convierte en un filme bastante especial, pues no es un género abundante el de la historia naval; menos aún la del lejano oriente. Destacan en este sentido la atención a las embarcaciones, a los sistemas de propulsión y a la tradición bélica marítima tanto coreana como japonesa.

Korean Film
Iba a hacer un chiste sobre chinos enfadados, pero son coreanos. Aunque están enfadados… (Por cierto, nuestro almirante es el el que está en primer plano)

Una gran producción como esta, si bien no es probable que llegue doblada a nuestras tierras, es imprescindible para todos aquellos amantes de la historia naval. Y de la tradición cinematográfica oriental, me atrevería a decir, a raíz de esos zooms dramáticos tan comunes en las películas de bóxers y otras artes marciales. No es un Master & Commander a la coreana, pero su estilo propio, la acción, y sobre todo su ambientación; bien merecen la pena unas horas de navegación en internet a la búsqueda de la misma.

Por Alberto Hoces-García.

¡Ah, el trailer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *